Plagas
Ver PDF
Pulgon
Pulgones

Introducción

Los pulgones o áfidos constituyen un grupo muy amplio de insectos, que debido a su enorme capacidad de reproducción representan un gran problema para muchos cultivos. Tienen el cuerpo blando y con forma de pera en el que se observa tres estructuras significativas de este grupo como son el estilete, los sifones y la cauda. Suelen ser ápteros (sin alas) pero cuando se alcanzan altas densidades poblacionales aparecen individuos alados que exploran otras zonas. Actualmente se han descrito alrededor de 3.500 especies, de las cuales 500 son plagas de los cultivos. De entre los más importantes que afectan a los cultivos destacan Myzus persicae, Aphis gossypii, Macrosiphum euphorbiae, Aphis fabae, Aphis craccivora y Aulacorthum solani.

Biología y ecología

Los pulgones se reproducen en grandes cantidades en un tiempo relativamente corto y la velocidad de dispersión en los cultivos a veces es considerada como explosiva.

El ciclo biológico puede ser Holocíclico, en el cual se altera generaciones sexuales y partenogenéticas (dan lugar a individuos vivos), o bien, Anholocíclicos en el que sólo se presentan individuos partenogénicos.

En nuestros cultivos los pulgones normalmente se reproducen asexualmente (partenogenésis). Durante primavera y verano los pulgones crían nuevos pulgones, todos ellos hembras, sin necesidad alguna de ser fecundados por un macho. Cuando llega el otoño aparecen algunos machos que fecundan a las hembras, y estas a su vez, ponen huevos de las que nacen pulgones que hibernan hasta la siguiente primavera.

Los pulgones a su vez se clasifican en función de los tipos de plantas a los que infestan:

  • Pulgones monófagos o específicos. Viven en una especie de plantas.
  • Pulgones olífagos. Viven en unas pocas especies de plantas estrechamente relacionadas.
  • Pulgones polífagos o emigrantes. Viven en muchas plantas que pertenecen a familias diferentes.

Síntomas y daños

Los áfidos o pulgones pueden ocasionar distintos tipos de daños al cultivo, que pueden ser:

a) Directos. La mayoría de los pulgones se alimentan directamente del floema de la planta. Esto tiene como consecuencia un debilitamiento y una deshidratación de la planta, una detención del crecimiento e incluso se puede llegar a la muerte de la planta

b) Indirectos. Se produce una secreción de melaza y como consecuencia el asentamiento de la negrilla (Cladosporium sp.). Esto hace que la planta deje de hacer la fotosíntesis en las zonas afectadas y por lo tanto la planta deja de crecer y disminuye la producción. La melaza producida también diculta la instalación de algunos OCBs sobre las plantas afectadas. También pueden transmitir a la planta sustancias tóxicas que generan incluso reacciones alérgicas en la planta.

c) Transmisión de virus. Los pulgones pueden transmitir hasta 117 tipos de virus fitopatógenos. Los pulgones son el grupo de insectos más eficaz en cuanto a la transmisión de virosis, normalmente es realizada por las formas aladas. En los cultivos hortícolas destaca la transmisión de los virus CMV y PVY en solanáceas y CMV, WMV-II y ZYMV en cucurbitáceas.

Métodos de control biológico

Los Organismos de Control Biológico más usados pueden clasificarse en depredadores y parásitos.

De entre los depredadores destacan Chysoperla carnea, Coccinella septempunctata, Aphidoletes aphidimyza, Adalia decempunctata, Hippodamia variega y Chrysopa formosa.

De entre los parásitos destaca el uso de Aphidius colemani, Aphidius ervi y Lysiphlebus testaceipes.


Imagen, diseño y contenido de esta web son propiedad de Entonova S.L. Control biológico/ Diseño web Miguel Carrión Publicidad S.L.
Aviso legal - Política de privacidad - Política de cookies

Entonova en facebook